Aprendices despide a uno de sus jugadores emblema de la época del multicampeón | CasildaPlus.com
*/ennoticias/Aprendices-despide-a-uno-de-sus-jugadores-emblema-de-la-epoca-del-multicampeon-20191010-0001.html*
*/casildaplus/contenidos/2019/10/10/noticia_0001.html*

Aprendices despide a uno de sus jugadores emblema de la época del multicampeón

Una nueva estrella llegó al cielo en la noche de miércoles. Esta vez una con brillo propio espléndido y que supo deleitar en barrio Nueva Roma con la casaca de la Academia. Quienes tuvieron la fortuna de ver jugar a Walter Prado pueden dar cuenta de eso. Lamentablemente, el ex multicampeón de la Liga Casildense dejó este mundo para siempre a causa de una enfermedad que lo tenía al maltraer.

Tiki, como popularmente se lo conocía, permanecía internado en estado reservado en un nosocomio de la ciudad de Rosario. Allegados a la institución académica estuvieron en permanente contacto con sus seres queridos hasta último momento con la intención de colaborar en lo que se pudiera. Dado que pertenecía a una familia de escasos recursos. La noticia de su deceso terminó de caer como un balde de agua helada.

Walter Prado empezó a mostrar sus habilidades y capacidades a medidos de la década del 90, por supuesto con la remera de Aprendices. Participó de la época dorada de la institución de Nueva Roma, entre el final y la irrupción del nuevo milenio. Ganó de forma consecutivos los títulos del 99, 2000, 2001 y 2002. En todos siendo pieza fundamental, junto a otros jugadores del club que marcaron una dinastía como Juan Quiroga, Hernán Zilli, Luis Bentivoglio y José Luis Pocho Gutiérrez

Obtendría un lauro más, el del 2004. Y hasta se dio el lujo de participar en el viejo Argentino B y Torneo del Interior. En 2006 tuvo un paso a préstamo a Atlético Sanford y un año más adelante volvió a la institución que lo acuño para terminar su carrera. Aunque no llegó a completar el torneo. Dejó de patear y se fue en silencio, silbando bajito, como él lo prefería.

Siempre con la camiseta de su Aprendices querido, con una timidez para expresarse que lo hacía un ser sumamente querido y con una gambeta exquisita para sacarse jugadores de encima. Tenía todas las condiciones para sobresalir en un plantel que siempre contó con figuras consagradas, pero él siempre jugó en función de equipo. Con pases precisos, cerebral y con respeto al rival.

Ex compañeros, hinchas, oponentes y todos aquellos que lo vieron hacer sus pases mágicos en alguna cancha de la Casildense lo despidieron con mensajes de dolor y recuerdos entrañables. Ese probablemente sea el mejor legado que dejó el Tiki Prado.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de casildaplus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo