Recuperó la moto por su cuenta ante la falta de respuestas | CasildaPlus.com
*/ennoticias/Recupero-la-moto-por-su-cuenta-ante-la-falta-de-respuestas-20190212-0008.html*
*/casildaplus/contenidos/2019/02/12/noticia_0008.html*

Recuperó la moto por su cuenta ante la falta de respuestas

La dueña de un rodado que había sido sustraído de la Escuela Normal tuvo que ponerse los pantalones largos ante la tardanza del personal policial y la justicia para actuar. Ubicó al ladrón y lo obligó a decirle donde se encontraba

La tarde del 1 de febrero, un ciclomotor había sido robado del interior de la Escuela Manuel Leiva y su dueña no pudo ocultar su desazón. De todas maneras, realizó la denuncia ante personal policial y aportó datos relevante para recuperar lo que le pertenecía. El final fue feliz, aunque en el camino que tuvo que recorrer faltó la ayuda de quienes, se suponía, estaban desarrollando la investigación.

Débora se desempeña como asistente escolar y el día del hurto estaba sola en el edificio. Cuando fue a retirar la moto que había dejado prácticamente en el patio se encontró con la desagradable sorpresa. Inmediatamente dio aviso al 911 y se acercó hasta la Jefatura a dejar constancia de la denuncia. 

Ese mismo día, a raíz de una publicación que hizo en su cuenta de Facebook, una persona se comunicó con ella y le aportó datos del supuesto malhechor. Incluso le describió la escena, le dijo que zona habitada y su nombre. Algo que pudo corroborar el lunes 4 de febrero con las imágenes de cámara de seguridad que le facilitaron de la Escuela Dalmacio Vélez Sarsfield, la institución que se encuentra enfrente.

Ese último material fue remitido al personal policial, aunque la desesperación de la víctima iba en aumento ante las pocas respuestas que le daban los uniformados. Es por eso que, junto a su marido, emprendieron una búsqueda propia y dieron con el paraderos del sospechoso. A quien encontraron en la calle y le pidieron que le retornara la moto. Finalmente el ladrón accedió y los condujo hasta una casa particular donde el rodado estaba desarmado. "Sin patente, sin plásticos, sin batería, sin espejos ni calcomanías", describió Débora. 

Desde el día del robo hasta la "aparición" de la moto pasaron diez días. Ya con el alivio sobre su espalda, la mujer se dirigió hasta las oficinas de PDI para comunicar que ya había recuperado su pertenencia y quien la atendió le mostró un legajo en el cual constaba que la denuncia que había llegado recién el viernes 8 de febrero. ¿Que pasó en esa semana?

La palabra de la víctima

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de casildaplus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo