De no creer. Pese a que traía un ritmo más que alentador y estaba completando con éxito el primer tercio de su carrera de 24 horas, la atleta casildense tuvo que retirarse del predio del Casilda Motor Club por un problema familiar impostergable. La bronca en su ánimo fue notoria por la preparación que había emprendido, sin embargo las sensaciones que quedaron fueron buenas.

La carrera había comenzado a las 2 del sábado y debía extenderse hasta las primeras horas del domingo. Pero cerca de las 9.30 recibió un llamado desde su círculo íntimo que obligó a terminar la competencia de manera repentina. Hasta ese momento, Celina Beltrán llevaba unos 80 kilómetros en apenas 7 horas y media.

Más adelante, se expresó mediante redes sociales y explicó la razón por la cual tuvo que dejar. Con el ritmo que había mostrado, iba rumbo a pulverizar el récord que tenía en 12 horas, conseguido el año pasado en las Termas de Río Hondo. Ocasión en la cual le dio 78 vueltas al autódromo y brilló con 118 kilómetros y 430 metros. 

Seguramente no faltarán oportunidades volver a verla en pista, por su espíritu de lucha y superación. De todas maneras, su mayor lamento pasó porque la prueba era un lugar donde se sentía cómoda y el clima venía acompañando.

Mientras tanto, Fernando Bolondi, pareja de Celina, pudo completar la distancia que se había propuesto. Cerró los 100K en un tiempo envidiable. Fueron 9 horas y 40 minutos.