La Unidad de Quemados del Hospital Juan Garrahan cuenta con seis camas de terapia intensiva y ocho de terapia intermedia. Allí se reciben niños y niñas de todo el país que tengan más del 50% del cuerpo quemado.

Hace aproximadamente 8 años, una enfermera comenzó a pintarles las uñas a las nenas que permanecían internadas allí, hoy maquillan a la gran mayoría de los niños y niñas como una forma de estimular su recuperación,

Se trata de niños que atraviesan largos procesos de recuperación y "lo que empezó como un juego, la pandemia permitió que se transforme en una herramienta de gran impacto terapéutico", detallaron.

La iniciativa se puso en práctica de forma sistemática ya que, al haber menos ingresos de pacientes, las enfermeras pueden dedicar más tiempo a esta nueva herramienta de acompañamiento.

 

Hospital Garrahan on Twitter