Este fin de semana, repentinamente y tras una dura enfermedad, falleció Olga Diale de Maximino. Conocida por todos en Casilda, fue un ejemplo de lucha que tras la muerte de su hijo se puso al frente de todas las campañas de donación de órganos en la ciudad.

Integró varias instituciones junto a su marido y su paso no fue en vano, ya que dejó huellas en cada una de ellas. Desde el servicio y la entrega, en silencio, hizo mucho en cada rincón del departamento Caseros.

Al Club de Leones ingresó en el año 2001 y rápidamente tomó la presidencia. Fue presidenta, jefa de región, asesora distrital del Cartel de la Paz, representó al club en la Asociación Becaria y formó parte de la comisión de ADIC y la asociación cooperadora de extensión aúlica que funciona en el complejo Michelangello Buonarotti.

Luis María Vigo, hoy presidente del Club de Leones, la recordó con su palabra en Radio Casilda. "Era una persona que aceptaba la responsabilidad y concluía los proyectos. Era tremendamente activa. Considerada, respetuosa, una dirigente de carácter fuerte", la describió Vigo quien dijo que hasta último momento, Olga presentó proyectos.