A nueves meses de la asunción de Andrés Golosetti como mandamás casildense, hay un tema que sigue haciendo ruido y no tiene una solución en el corto ni mediano plazo. De hecho, Juan Manuel Navone, secretario de Hacienda, fue más allá y se expresó tajantemente sobre un hipotético rescate de las cuentas de la empresa Sapem. "No se paga nunca más", refirió el funcionario.

"Es imposible. La empresa está quebrada. Recauda a un ritmo de entre 500 mil y un millón pesos mensuales y debe 85 millones. Los números no dan y siguen generando 3% de interés mensual", prosiguió en su exposición en una charla con Radio Casilda.

Y no escatimó a la hora de buscar culpables de este desastre financiero, dado que argumentó que la gestión Bacalini se fue con una deuda que rondaba los dos millones de pesos. Para Navone, en los últimos cuatros años hubo una ingerencia de la cláusula gatillo que no se supo paliar con el óptimo trabajo de los recursos.  

Por otra parte, aseguró que el rol de Litoral Gas también dejó bastante que desear. Porque durante un par de años dejó que el monto a pagar se acumulara sin siquiera interponer una denuncia. Ahora, el municipio debería hacerse cargo de un erogación muy costosa, que no tiene y no puede recaer sobre los usuarios. Porque ese dinero "ya fue pagado por los contribuyente". Sólo que se desvió mal.

"Casilda no tendría que prestar más ningún servicio para pagar la deuda. No podés poner una luz ni pavimentar a cambio de cancelar eso. Algo ridículo", sintenizó el secretario de Hacienda. Lo cuestión no es nada sencilla.

Pago de sueldos

En otro apartado, Navone garantizó que este viernes van a depositar los sueldos correspondientes al mes de agosto. Lo que representa un alivio enorme en cuanto a la masa salarial que afrontan mes a mes. "El Intendente no pidió que se pague esta semana de ser posible", comentó. Y añadió que trabajarán a contrarreloj este martes dado que luego se vendrán dos jornadas de paro dictadas por la mesa de la Festram.

El funciona municipal volvió a recalcar la optimización que están haciendo de los recursos, sin ningún tipo de ajuste tributario. La recaudación es genuina y no requerirá de adelantos de coparticipación, ni descubiertos en entidades bancarias.