En el último tiempo, han aumentado los casos de personas que aseguran haber sido mordidas por caninos en la vía pública. Lo cierto es que esa tendencia va de la mano con el evidente aumento de la presencia de animales en las calles de la ciudad. Si bien se hay herramientas para evitarlo, por el momento no se han registrado casos en los cuales se transmitan enfermedades graves.

Como primera medida, desde el Área de Sanidad Animal del Municipio, lo que se pide es que se realice una consulta médica y se identifique fehaciente al perro agresor. “Los afectados tiene que hacer la denuncia en el corralón y también ante las cámaras de seguridad. Esas herramientas nos permiten actuar”, destacó el médico veterinario Andrés Martínez, principal responsable de dicho sector.

Si el can tiene dueño, el mismo tendrá que hacerse cargo de todo el tratamiento al que sea sometido la víctima. Por su parte, se realizará un análisis exhaustivo del animal durante diez días para destacar que tenga rabia. En caso de que los resultados sean negativos, volverá con su amo y se ordenará que permanezca dentro de su vivienda. Aquellos animales sin dueños, serán remitidos a la perrera.

Más allá del susto que causa la situación, Martínez aseguró que en Casilda no hay registros de mordeduras con rabia, aunque siempre es mejor estar prevenidos. Es por eso, que desde Sanidad Animal se les pide colaboración a la población. Fundamentalmente se requiere minorizar la costumbre de soltar a los caninos sin la vigilancia de sus responsables.