El último domingo, Fuentes recibía el primer juego de local de la Alianza Deportiva. El pueblo se había preparado para una fiesta que quedó en la nada. Un rollito de papel golpeó en la cabeza al árbitro asistente Kevin Salvatierra tras el juego de Reserva y Nicolás Soria decidió suspender el inicio del encuentro de primera porque su compañero de terna no estaba en condiciones. Ahora es la discusión es ¿cuando se juega?

 

En los pasillos de la sede de calle Sarmiento se habla del miércoles 28, pero el problema es que Unión Deportiva no quiere jugar tres partidos en una semana. "Jugar domingo, miércoles, domingo, es inviable para nosotros y para cualquier equipo de la Liga ya que representa un montón de inconvenientes. No es solo la parte económica, sino también la organizativa, y el descaso de los chicos que trabajan. Para nuestro club es imposible que se puedan dar esos tres partidos", enfatizó en Radio Casilda, Matías Ripari, presidente del Rojo de Los Molinos.

El equipo de Ariel D'amato cayó en sus primeras dos presentaciones, y deberá afrontar el juego en condición de local el próximo domingo ante Atlético Chabás. El primero de abril el fixture le señala un viaje a Arequito para jugar frente a Belgrano, y en medio de esos dos compromisos caería la salida a Fuentes.