La madrugada del pasado jueves no fue una más para Evelina y su familia. Ella, su marido y sus hijas de 10, 7 y 3 años dormían cuando entraron ladrones a su casa. La situación fue desagradable. "Nos ataron con alambre, nos pegaron y nos amenazaron que nos iban a matar”, relato la madre de la familia.

La situación se ha vuelto preocupante en Sanford dado que no es el primer hecho que se registra en las últimas semanas. Incluso, la propia mujer ya fue víctima de hurtos a fines de 2014. “Estoy indignada. En 18 meses es la segunda vez que me entran a robar. La primera vez fue en diciembre de 2014. Yo no estaba. La última vez fue la semana pasada, en la madrugada del jueves, cerca de las 3.15", contó Evelina.

Lo más llamativo es que los entre tres y cuatro delincuentes, ingresaron por la puerta y sin forzar la cerradura. Según los dichos de Evelina es un sistema que utilizan habitualmente.  Además, agregó que su casa estaba ‘apuntada’. “En un momento dijeron: la batieron a la rubia”.

La mujer, de profesión abogada, reconoció que el viernes hizo una consulta en un banco. Aún así, no sospecha que esa actividad haya generado el interés de quien fue el autor intelectual del robo a su vivienda.

En la localidad hay cámaras de vigilancia de las cuáles no se conocen los registros. El día del episodio se hizo la denuncia y tras ella, la investigación de rutina de la cual se aguarda por los resultados.