En un almacén ubicado en calle San Juan -casi esquina Urquiza-, intrusos se apoderaron de lo ajeno en la madrugada de este miércoles. La pareja de propietarios lo advirtió esta mañana cuando en el interior del local, encontró todo revuelto y comprobó los faltantes.

El matrimonio vive en el fondo de la propiedad, que en su frente exhibe un almacén. Este martes se acostaron después de un día más, pero cuando amanecieron notaron que todo estaba revuelto y les faltaba dinero, mercadería y un teléfono móvil.

Dos patrulleros transportaron al personal de la policía científica y el comando radioeléctrico que tomaron la denuncia este miércoles y comenzaron la investigación para dar con los delincuentes que irrumpieron sin forzar ninguna cerradura ni violentar ventanas o algún otro ingreso alternativo. Incluso se retiraron con las llaves del local, por lo cual los dueños debieron cambiar la combinación del ingreso.

Después de las tareas de los efectivos policiales, las víctimas del robo dieron su testimonio en Radio Casilda. “Quedé encerrada, se llevaron la llave de la puerta. Mi marido es discapacitado, traté que no se ponga mal. Hay que tomar precauciones porque estamos sacados del sistema. Es la primera vez que me pasa después de dos años que puse el negocio. Estamos vivos de milagro. Este barrio está terrible”, dijo María con un tono angustiante.