El 6 de agosto de 1945, en el epígolo de la Segunda Guerra Mundial, se escribió uno de las páginas más tristes y corbardes de la historia de la humanidad. Estados Unidos, bajo el mando del presidente Harry Truman, dejó caer sobre la localidad japonesa de Hiroshima la primera de dos bombas atómicas. Causando la muerte de más de 100 mil personas. Ese acto fue el puntapié sobre el que se apoyó un casildense para crear una jornada de concientización

Cada 6 de agosto, en la ciudad, se conmemora el Día de la Autocrítica y Reflexión Humana. La iniciativa partió desde el puño y letra del profesor Hugo Tosticarelli, quien los presentó ante las autoridades locales de su momento y resultó aprobado por decreto Nº 815 en el año 2003. 

El escrito original que presentó el profesor Tosticarelli.
El escrito original que presentó el profesor Tosticarelli.

En el escrito donde se detallan los pormenores de la instauración de este jornada, Tosticarelli alude que el lanzamiento del arma nuclear es el ejemplo más adecuado para  ejemplarizar "la verdadera decadencia de la imbecilidad humana".

Además, sostiene que el ser humano utilizar su inteligencia -condición que lo distingue del reino animal- para su propia autodestrucción. En cambio, invita a los casildenses y a toda la sociedad en su conjunto, a respetar a quien piensa distinto, sin discriminación de religión, raza, condiciona social, estética o color de piel; cuidar el medio ambiente que se habita para sí mismo, las siguientes generaciones; y mantener el equilibrio en la balanza de justicia; entre otras cosas.

Por eso hoy más que nunca, tomate tu tiempo, serenate, pensalo bien y después actuá.