El Ente Nacional Regulador del Gas emitió un comunicado en diciembre. En el mismo indica que cambió su método para medir la tarifa social. Antes del mismo, no había límites para el consumo de los beneficiarios, y desde el 1 de diciembre de 2017 la normativa establece que habrá un subsidio del 100% sólo para los vecinos que consuman una suma menor de metros cúbicos, y luego progresivamente, el descuento se reduce proporcionalmente según el consumo de los usuarios. Si lo estipulado se duplica, se subsidia el 75% de la tarifa. Ahora bien, si se triplica, pasa a ser una tarifa convencional.

Según los cálculos de la tabla de registros del Enargas para cada bimestre, en esta época de verano el subsidio incluye a aquellos que consumen 50 metros cúbicos. El gran tema es en el invierno, que la consideración asciende a los 120 metros cúbicos cuando se entiende que una familia tipo con calefactores, cocina y calefón, consume 400 metros cúbicos. En resumidas cuentas, es más del triple del consumo estipulado razón por la cual, la tarifa pasa a ser convencional. 

"Como en esta época del año los valores son relativamente bajos, no quiero pensar si llega el aumento y la tarifa es notoria en los meses de invierno. Hemos tenido consultas porque la gente comenzó a pagar más de lo que usualmente pagaba", reconoció en Radio Casilda Carlos Testa, gerente de Sapem.

Testa recomendó economizar el servicio del gas porque se perciben aumentos para los próximos meses y advirtió una suba en el grado de morosidad en los usuarios locales. Incluso, más allá que se los intiman hasta cuatro veces a cada deudor, ya hubo cortes por falta de pago en el servicio.