El último sábado, Jorge Sampaoli participó de una fiesta familiar. Durante la madrugada, regresaba al hotel céntrico donde estaba hospedado y el auto donde viajaba, fue sometido a un control. Tras el mismo, llegó el descontrol. La molestia, el enojo y la reacción inapropiada del DT de la selección que fue filmado desde el interior de un auto que estaba detrás del suyo. Los encargados de controlar el tránsito de la ciudad, dieron testimonio de lo sucedido.

Federico Censi, Secretario de Seguridad Ciudadana, estaba al frente de ese operativo y en diálogo con CasildaPlus.com manifestó que el control de alcoholemia se le hizo a una mujer que manejaba y le dio negativo. "No había visto que estaba Jorge, y a la gente se le dijo que se bajaran porque iban muchos arriba del auto. No se labró un acta ni nada. Se bajó Jorge y estaba exaltado y se enojó pero no pasó a mayores", aseguró Censi.  

En la mañana de este martes, Hugo Dichiara, el Director de Tránsito del Municipio, entregó su palabra a Radio Casilda. "Vino un auto con vidrios polarizados. Manejaba una mujer de unos 35 o 40 años. Se le pidió la documentación y se le hizo el control. Le dio negativo, le dio cero. El inspector ve que el auto viene con exceso de pasajeros y les pide que desciendan a los que estaban por encima de la cantidad de cinturones de seguridad que tiene el auto y entre ellos se bajó Jorge Sampaoli, bastante molesto porque iba al hotel céntrico que queda a pocas cuadras. Estaba molesto, discutió con la gente que estaba allí y se lo llevó uno de sus compañeros”.

Dichiara agregó que lo sucedido, más allá de lo reprobable,  es algo habitual. "La gente discute y quiere tener razón. En este caso se viralizó y tuvo trascendencia por ser quien es. Nosotros nunca filmamos ni damos nombres. Es una persona muy conocida y pasó lo que pasó”, resumió el encargado de tránsito de la ciudad.

Durante este mediodía, Sampaoli emitió un comunicado que publicaron desde la Asociación del Fútbol Argentino. En el mismo expresa sus disculpas al inspector de tránsito, las cuáles ya les había comunicado al propio Federico Censi.