Se llama Adrián Horacio Ferrer. Tiene 48 años. Es contador público nacional y ejerce su trabajo en Rosario, donde se desempeña en el sector administrativo de una mutual. Si bien tiene su hogar en la ciudad, se traslada diariamente a la Cuna de la Bandera para cumplir con sus obligaciones. Hasta el día viernes era un casildense más. Pero desde ahora, será el secretario del Concejo Municipal.

Ferrer se presentó en sociedad en los micrófonos de Radio Casilda y contó como tomó la noticia. “Fue un poco sorpresivo. Me pareció un ofrecimiento interesante, porque es una forma en que las personas que no vienen del palo puedan acercarse a la política. Hay muchas cosas por cambiar”, sostuvo.

El contador aseguró que no tiene ningún tipo de militancia política, ni siquiera está o estuvo afiliado a algún partido. Su figura fue propuesta por Alberto Julio Yualé, concejal de Cambiemos, con quien lo une una estrecha relación de amistad.

Por otra parte, Ferrer dejó en claro que, de ahora en más, concentrará sus fuerzas en este desafío, el cual pasará a ser prioritario. En ese sentido, destacó que el secretariado “tiene que ser una función simplemente técnica y de apoyo a los concejales”.