Este miércoles y tal como estaba previsto en el segundo día consecutivo de medida de fuerza del la Asociación de Trabajadores del Estado, se llevó a cabo un abrazo simbólico y solidario al Centro de Salud "Dr. Julio Maiztegui", con la idea de hacer oír el reclamos salarial que sostiene el gremio mencionado y que es compartido con otras fuerzas.

Además de trabajadores y trabajadoras que desempeñan sus tareas en dicho lugar, estuvieron quienes habitualmente lo hacen en otro centro de salud local, el ubicado en barrio Alberdi, también dependiente del Gobierno de la Provincia de Santa Fe.

"La provincia dice que supuestamente no hay plata y que no puede dar el aumento que corresponde; otra cosa que han hecho, han tratado de dividirnos de la población porque dicen que nosotros estamos acostumbrados a vivir del Estado y esta vez Santa Fe tiene que ayudar a sectores como el comercio, el turismo", mencionó a los presentes y por altavoz Emiliano Scoppetta, referente de ATE Casilda.

Y sumó: "Es una contradicción, nosotros creemos que el Estado debe dar respuestas y tener estas herramientas financieras y tributarias para poder resolver los problemas que tenemos los trabajadores estatales y la población en general, que hoy la están pasando muy mal",

Además, aclaró que "no es una contradicción entre estatales y privados, todo lo contrario, en este caso debemos estar todos unidos para resolver el problema. La gente por ahí se enoja con los paros, pero es la única forma que tenemos de hacernos escuchar, no es la idea de cortar la atención, pero si hay un responsable es el gobierno de la provincia que no da una respuesta como corresponde y los representantes sindicales que arreglan y hacen estos acuerdo a espaldas de los trabajadores sin consultar".

Para concluir, previo a solicitar un aplauso para todos y todas las presentes, señaló: "Vamos a seguir con el repudio, quizá no logremos el objetivo de dar vuelta esto hoy, pero si dejamos un antecedente para cuando en diciembre se vuelva a discutir, que los gremios sepan que están parados sobre una base muy enojada que entiende que esta política salarial tiene que cambiar".