Las doctoras María del Luján Romero y Mirta Miloslavich pertenecen al Colegio de Psicólogos Delegación Carseros, con asiento en Casilda. Juntas, mostraron su visión acerca de un flagelo al cual consideraron como parte de la violencia que impera en estos días. A su vez, pidieron la intervención de los adultos para que estos sucesos no queden invisibilizados.

Como primera medida, ambas especialistas pidieron diferenciar el concepto de acoso escolar, del término norteamericano de bullying. Entendiendo que las problemáticas que se dan en las escuelas de Argentina puede no abarcar lo que sucede, por ejemplo, en Estados Unidos. El acoso, propiamente dicho, se entiende como una cuestion asociada a la violencia en término asimétricos. Es decir, de un grupo contra un solo individuos. O de alguien en relación de poder -quizás por su tamaño- con un determinado conjunto.

"Hay violencia instalada dentro de la sociedad. Y el ámbito escolar no es una isla. En todos los niveles se repite", remarcó Romero en su paso por los estudios de Radio Casilda. En ese sentido, admitió que el rol del adulto es fundamental. La no intervención es una mala jugada. Es necesario implicarse de un modo no tan invasivo.

"Lo peor que se puede hacer es etiquearlo. Eso marca una sentencia. Se debe aportar conociendo al chico, tanto al acosador como al acosado. Seguramente algo les sucede", completó Miloslavich. Por eso planteó como punta de lanza, la inculcación de "ponerse en el lugar del otro". Una práctica que debe acuñarse desde la más temprana edad.

Más aun en un momento en el cual existe mucho rozamiento y enfrentamiento de subjetividades, según palabras de las mismas protagonistas de la entrevista.