La Secretaría de Transporte de Santa Fe había decretado un nuevo cuadro tarifario para el servicio interurbano de pasajeros. Pese a que se retrasó una semana, la mala noticia no tardó en llegar a los usuarios. Desde la primera hora del domingo, viajar cuesta más caro para los habitantes de la región.

La suba ronda el 25%, un duro golpe si se tiene en cuenta que la anterior actualización apenas había sido del 10%. De esta manera, el boleto para los casildenses que viajan hacia Rosario pasó de costar $94,50 a $118. Las personas que más sentirán este cimbronazo son aquellos estudiantes que se desempeñan en instituciones educativas fuera de la ciudad y quienes realizan sus actividades laborales en la Cuna de la Bandera.

Haciendo cuentas sencillas, alguien que se transporta diariamente necesita 236 pesos de movida para el ida y vuelta. Si se tiene en cuenta que la semana posee cinco días hábiles, la cuenta ascendería a $1180. Un gasto que suena cada vez más excesivo. Los estudiantes que cuenta con el medio boleto pueden reducir ese monto a la mitad, aunque igualmente no deja de ser una suma onerosa.

La mayoría de los usuarios se desayunaron con el aumento este mismo lunes cuando se pararon frente a la boletería y no pudieron salir de su asombro.