Hace apenas un día llegó a la Argentina una imagen de la Virgen del Lujan, la cual una vez culminado el fuego en las Islas Malvinas, fue llevada hasta el Reino Unido y permaneció allí durante más de 35 años. En una de las audiencias públicas de los días miércoles en el Vaticano, fue restituida al 'Papa Francisco' y arribó hacia la Nación el lunes.

Alberto Fernández es casildense y ex combatiente que siempre lucha por que el pasado, no se repita pero tampoco se olvide. En diálogo con Radio Casilda explicó: "Es muy motivador y movilizador esta llegada. Con Malvinas uno no termina nunca de sorprenderse con estas cosas".

En su relato refleja haber llegado el 9 de abril a las Islas y a los pocos días, "tal vez el 13 o 14" como anuncia, llegó la Virgen de Luján para acompañarlos. "Cuando estaba en mi posición definitiva que era el Faro, allí aprendimos a rezar el Rosario con esta imagen", explicó el ex combatiente.

La misma peregrinó por la zona del 'Faro' y aparentemente, ya que el recuerdo es un poco traicionero, quedó en cercanías al aeropuerto, en la cabecera de la pista. "Algo que le pedimos a la Virgen era que termine la guerra lo antes posible, para bien o para mal, teníamos 19 años... y nos protegió la pista que fue la única conexión que teníamos con el continente, es algo muy especial para nosotros".

"Yo no lo puedo creer, no veo la hora de ir, donde este, donde pase cerca. Realmente me movilizó mucho, con ese Rosario yo recé, lo tuve durante toda la guerra, fue el arma más importante que mi fusil". Luego de 37 años, luego de una vida fuera de casa, la Virgen regresa para estar rodeada de los suyos.