Un equipo de dos caras. El básquet de Alumni vive una realidad diferente a la de la primera porción de a temporada. Durante los primeros meses de competencia, jugó 9 partidos y ganó 8. Sólo perdió ante Sportivo América, el líder que se encamina al ascenso directo, y por un marcador ajustado en el Planchado Marcuzzi. En esta segunda etapa de la fase regular, los números son bien diferentes.

Cuando sale a jugar a Rosario, el bajón se pronuncia. Padeció el partido ante Unión y Progreso en el gimnasio de calle San Juan, y cayó por un categórico 73-64. Lo empezó a perder en el primer período pero se fue al descanso 42-27, abajo.

Los de Nico Botti se propusieron levantar en el tercer período y se pusieron en partido pero el desgaste fue tal que se trasladó al cierre del juego donde el elenco de Gustavo Sandrini consolidó su éxito. Es la cuarta derrota que sufre el Alazán en cinco presentaciones y en este caso, ante un rival directo ya que UyP le pisa los talones desde el cuarto puesto.

La lesión de Guido Rodríguez caló hondo en un plantel corto. El interno aportaba en los dos tableros y, en su mejor momento, sufrió un esguince que lo marginó en los últimos juegos. De aquí en más, Alumni deberá plantearse llegar lo mejor posible a los play-off y allí volver a ser el que fue para buscar el segundo ascenso a la Superliga.