Se viene una nueva temporada del básquet de la Asociación Rosarina y en Barracas se abre otra vez el espacio para las ilusiones. El último fin de semana se llevó adelante el sorteo del fixture para los elencos que integrarán las tres divisionales. Alumni seguirá en la A2 y tendrán un duro examen para comenzar cuando reciba en el Planchado Marcuzzi a Los Rosarinos Estudiantil.

A diferencia de lo que aconteció en las temporadas anteriores, se determinó que los torneos volverán a ser anuales. Por lo que la competencia se desarrollará de corrido desde marzo y hasta fianles de noviembre -en el mejor de los casos-. La Superliga y la A2 tendrá 12 conjuntos cada uno y se disputarán bajo las mismas reglas. En tanto que el Torneo Único de Ascendo aglomerará a los restantes 21 afiliados a la asociación.

El equipo Alazán dio por finalizada la etapa de Daniel Arcari y le dio paso a Raúl Baccalá, un entrenador de gran recorrido por la zona y que puso dirigir a Aprendices en su último año de competencia de la Cañadense. El plantel seguirá contando con las presencias de dos experimentados como Diego Sombra Cogliatti y Javier Tuky Bulfoni. Esa dupla se destacará en un elenco con mucha juventud e incorporaciones en zonas puntuales.

Además de Los Rosarinos Estudiantil, en la A2 estarán: Rosario Central, Garibaldi, Gimnasia, Saladillo, Talleres de Arroyo Seco, Libertad, Provincial, Timbúes, Regatas y Unión de Arroyo Seco. Se medirán todos contra todos a dos ruedas, y luego se dividirán en dos zonas arrastrando el 50% de los puntos obtenidos. Los seis primeros van a la Rueda Campeonato y los seis de abajo a la Rueda Descenso.

En la segunda etapa, volverán a medirse todos contra todos aunque sólo entre los integrantes de cada grupo. Finalizados esos cotejos se armarán los Play-offs para el ascenso y para mantener la categoría. Los seis elencos de la Rueda Campeonato, más los dos primeros de la Rueda Descenso conformarán los cuartos de final. Los vencedores de esas llaves pasarán al Cuadrangular Final. Los dos primeros ascenderán a la Superliga, en tanto el que culmine en el tercer puesto tendrá una oportunidad de promoción a mano a mano con el antepenúltimo de la máxima categoría.

El descenso se definirá entre los cuatro últimos puestos de la Rueda Descenso. Dos llaves que se formarán siguiendo este orden: 9º vs 12º y 10º vs 11º. Llaves al mejor de tres encuentro que harán perder la categoría a los que no puedan salir airosos. Los ganadores no tendrán asegurada su permanencia, sino que se enfrentarán en una suerte de final para evitar el repechaje/promoción ante el tercer mejor ubicado del Torneo Único de Ascenso.