Desde hace un par de años, los abuelos que residen en el Geriátrico del Hospital San Carlos son visitados semanalmente por un grupo de jóvenes de voluntarios que los invitan a recrearse con la presencia de perros. Los animales sirven para estimular charlas, crear un ambiente de distensión y salir de la rutina.

La actividad comenzó con la motivación de un pequeño manojo de voluntades y se fue haciendo popular. A tal punto, que actualmente es un proyecto de extensión de la Universidad Nacional de Rosario. Jésica Raimonda, es una de las coordinaras de esta singular propuesta y en diálogo con Radio Casilda detalló: “Hicimos una selección de animales y convocamos a los alumnos interesados. Cada perro tiene hecho un control sanitario, con vacunas y desparasitantes”. 

Raimonda también forma parte del grupo que trabaja la equinoterapia con chicos con discapacidad en la Fundación Todos los Chicos, y admitió que esa labor también la llevó a pensar en un modo de colaborar con los adultos mayores. La presencia de los canes hace que los abuelos rememoren anécdotas con mascotas que tuvieron, juegan con ellos y hasta los peinan.

El grupo concurre a las instalaciones de Hospital San Carlos los martes o jueves de cada semana. El horario es convenir y se trata de un encuentro totalmente voluntario. Además, iniciaron una serie de charlas en la Asociación Civil Palabra Mayor, donde detallan cuidados y comportamientos de animales domésticos.