El día martes se conoció la renuncia de Juan Demmi, el abogado que tenia el cargo de Síndico de Sapem, decidió dar un paso al costado por "no estar de acuerdo con la marcha de la empresa". Lo cierto es que este miércoles, otro de los referentes tomó el mismo camino: Carlos Testa abandonó la gerencia y se retiró.

Testa, desde hace tiempo, sigue de cerca las cuentas de la compañía que tiene como función redistribuir el suministro de gas en la ciudad de Casilda y hacerse cargo de la recolección de residuos. Aunque sin respuestas, según su testimonio, por parte del Municipio al cual le exigió en varias oportunidades la actualización de sus cánones.

En junio del corriente año, el ahora ex gerente mencionaba al aire de Radio Casilda: "La realidad es que yo tengo que defender los intereses de Sapem y por eso se dan estas negociaciones permanentes con la Municipalidad". Aparentemente, la falta de soluciones terminó con el apartamiento del mismo por decisión propia.

La presentación oficial de la renuncia se concretó hace instantes en la sede administrativa de Sapem. La sorpresa de esta despedida, se suma a la ya conocida separación de Juan Andrés Demmi. Mientras tanto, el máximo cargo de la firma quedará en manos de Fenando Sambrailo, quien figuraba como vicepresidente de la entidad. 

En diálogo con Primera Data, minutos después de abandonar la sede de Sapem, Testa expresó: "Estos últimos meses han  traído inconvenientes personales y familiares con todo lo que viene pasando en Sapem y eh tomado esta determinación, tal vez un poco apresurada por estas cosas de las cuáles se tiene público conocimiento".

Además aclaró: "Hay una deuda que la Sapem con su proveedor que es Litoral Gas y que esta administración no ha generado". Entre los deseos que sostenía, ponderó: "Como administrador de esta empresa quería que antes del 31 de julio quede manifestado que esa deuda no fue generada por Sapem sino por la Municipalidad". Algo que evidentemente no ocurrió.