Emotivo. Aprendices es finalista de la Zona B de la Asociación Cañadense de Básquet luego de ganar un partido agónico en condición de visitante. La Academia va por el ascenso.

El miércoles por la noche se jugó en Las Rosas el duelo de vuelta de la semifinal entre el local Alamfuerte y Aprendices, donde el anfitrión arrancó con todo y se quedó con el primer cuarto 28 a 19. La diferencia se achicó 42 a 39 al término del primer tiempo; mientras que el tercer cuarto fue 60 a 59.

El último capítulo del partido fue el más apasionante de todos porque Almafuerte lo ganaba hasta faltar 3 segundos, tiempo en que Baccala metió un doble agónico, puso las cosas igualadas en 76 y sonó la chicharra del final.

La ida había sido para la Acadenmia casildense 85 a 55 y por eso Almafuerte necesitaba ganar en su casa para llevar la definición a un tercer partido. Pero por lo pronto el empate de la vuelta obligó al suplementario y fue allí donde el equipo de Mariano Tagliotti sacó lo mejor de sí, imponiéndose 92 a 84 y desatando la infinita alegría.

“Todo el corazón y la garra de los Muia, Domínguez, Heredia y compañía puestos en la cancha hicieron que el pase a la final se venga para Casilda. La Academia otra vez en los últimos seis años vuelve a jugar una final de la Cañadense”, destacaron desde el club.             

Este jueves por la noche se define la otra semifinal entre equipos de Cañada de Gómez. El partido de ida lo ganó Adeo y por eso Sarmiento está obligado a obtener una victoria para forjar un tercer duelo. En caso de que esto no suceda, Adeo será el rival se Aprendices por el ascenso.