La semana que viene se anticipa con pronóstico de demasiada inestabilidad, y no justamente por lo que marquen los organismos que se dedican a la meteorología. El gobierno provincial decidió dar por terminada la discusión salarial con los docentes y estatales, y establecerá el aumento por decreto. La noticia no cayó nada bien entre los gremios involucrados. Además de Amsafé, ATE y Siprus pararán el próximo 4 y 5 de abril y se trasladarán hasta la capital santafesina.

Durante la tarde del miércoles se realizaron asambleas de los diferentes sectores en el Hospital San Carlos y también el Centro de Salud Nueva Roma. Como era de esperarse, se definió continuar con el plan de lucha en contra del 18% de suba que se planteó en la última mesa paritaria.

Además, los trabajadores del Hospital San Carlos harán otro cese de actividades para las jornadas del miércoles 4 y jueves 5 de abril. En la primera de ellas, se sumarán a la marcha que reunirá a varios sindicatos en la Plaza del Soldado de la ciudad de Santa Fe.

El delegado de ATE Casilda, Emiliano Scopetta, había anticipado que si se llegaba a este escenario, luego de la firma del pacto fiscal, el Gobierno Provincial "estaría firmando su defunción". Como contrapartida, el mandamás, Miguel Lifschitz anticipó que pese al cierre de las mesas paritarias, el diálogo seguirá abierto y dispuso esta medida para evitar diferencias entre los gremios que aceptaron la propuesta y lo que no lo hicieron.