Este martes 10 de septiembre no será uno más para los trabajadores agrupados en ATE y Siprus, dado que se acoplarán a una nueva jornada de lucha y movilización por la precarización laboral. Obviamente, este accionar traerá consecuencias en la atención médica en el Hospital San Carlos. Sólo se garantizarán las guardias mínimas y se atenderán urgencias.

La gran mayoría del personal profesional se adherirá a lo dispuesto por ambos gremios. Por lo que médicos clínicos, kinesiólogos, odontólogos y otras ramas, no prestarán servicios. Tampoco habrá personal administrativo y de limpieza. Los turnos pactados para hoy, tendrán que ser reprogramados.

Más allá de la adhesión casi generalizada. Algunos profesionales se acercarán hasta las instalaciones del San Carlos. Aunue serán muy pocos. En ese grupo cabe mencionar al médico clínicio, Diego Pandolfi; la licenciada en obstetricia, Belén Oxandabarat; y la traumatóloga infantil, Verónica Bertone. En tanto que todos los centros de salud permanecerán con sus persianas bajas.

La medida de paro nacional dispueta por el Consejo Directivo Nacional de ATE pretende seguir insistiendo en la necesidad de regularizar a los trabajadores contratados, monotributistas y precarizados en Santa Fe, que llegan a 4000. En tanto que el gremio de los profesionales responde a pedido provincial.