El 1 de abril se hizo efectivo el tan temido aumento del gas. La suba representa un ajuste promedio en la factura del orden del 32% a nivel nacional, con máximos de hasta el 40%. Este ajuste se suma al incremento del 45% que aplicó el Gobierno de Macri en diciembre del año pasado.

Se aplicará una suba promedio del 40% para los hogares de menor consumo, que incluye a las categorías R1 a R23, mientras que los de consumo medio, R31 a R33, percibirán incrementos del 32%. En tanto, los usuarios de mayor consumo, denominados R34, les corresponderá un ajuste del 28%.

Juan Marcos Aviano, director del Centro de Estudios Sociales y Acción comunitaria, analizó en Radio Casilda, el fenómeno que se vive en la ciudad a partir de la intermediación de Sapem en el gas que distribuye Litoral Gas.

"A la subdistribuidora no le queda otra que pagar lo que le facturan. Hay una doble situación de rehenes de parte de los usuarios. Los servicios son monopólicos. El ahorro no se puede hacer más. Se toma sobre la base inicial de 2015, y si siempre tengo que consumir un 20% menos que el período anterior es una locura, imposible", dijo Aviano en referencia al pedido que hizo Sapem, en torno a controlar el consumo.