Los usuarios del transporte interurbano de Casilda y alrededores ya están experimentando la llegada de otra alternativa. Desde hace un par semanas, los colectivos de la UTE transitan por los corredores de la rutas 33 y 9. Sin embargo, las quejan se sostienen y los pedidos de mejoras son reiterados. En ese sentido, el último viernes hubo reunión en el Ministerio para aclarar ciertos asuntos.

El encuentro fue convocado por el Secretario de Transporte, y también participaron el flamante Subsecretario y el Director. El propósito fue que las localidades afectadas por el servicio, en representación de sus máximas autoridades, pudieran exponer una evaluación preliminar y acercaran cualquier tipo de inquietud.  

“Una de las novedades más importantes, es que la empresa confirmó la pronta colocación de unidades cero kilómetro. De hecho este mismo fin de semana aseguraron que iban a estar en ruta dos coches de esas características para cubrir frecuencias de larga distancia”, remarcó Juan José Sarasola, Intendente de Casilda. El mandatario local también aprovechó la oportunidad para requerir un rápido reordenamiento de los horarios de los ómnibus que harán el trayecto Casilda-Rosario de forma diaria. Lo concreto es se pasará de 13 salidas a un total de 22.

Además, ya es formal el pedido que hizo la UTE para instalarse en la boletería de la ex Monticas. La Municipalidad dio el visto bueno de forma verbal y hará un contrato de forma inmediata. De todas maneras, la nueva empresa tiene la firme idea de establecer un nuevo sistema en el plazo de 90 días. Los usuarios se manejarían con la Tarjeta Sube para abonar sus viajes, se sumarían comercios para recargar y existirían franquicias con descuentos para jubilados y estudiantes.