El secretario general que tiene el Gremio de Empleados Municipales fue tajante respecto de las diferencias que mantienen con el Poder Ejecutivo por el sobre del retroactivo de la clásula gatillo. "Esto es algo de lo que el municipio tiene conocimiento, ya lo venimos dialogando hace rato. Hubo suficiente tiempo en el medio para buscar una solución", soslayó en los micrófonos de Radio Casilda.

Walter Britos apuntó que el conflicto comenzó a tratarse el 17 de enero en la sede sindical, dialogaron con otros trabajadores de la Provincia para saber como era la situación en otros lados y esperaron demasiado por la presentación de un plan de pago que, por el momento, no se presentó.

Lo cierto es que se cortó el diálogo y este martes a las 11.30 ambas partes se verán las caras en una audiencia pactada en la sede que el Ministerio de Trabajo tiene en Rosario. Existía el rumor de que el municipio pediría la conciliación obligatoria, aunque el gremio no maneja esa información.

Por lo pronto, a partir de hoy todos los empleados municipales cortarán sus actividades en las últimas tres horas que le correspondan en su turno. Brito y compañía insisten en que no se paga el retroactivo desde el mes de septiembre y que la estrategia es que esa discusión se lleve a la mesa paritaria del 2019.