Un conductor chocó a un adolescente que se trasladaba en bicicleta y ni siquiera se detuvo a auxiliarlo. La víctima se cortó los tendones de uno de sus brazos porque se le reventó una botella de vidrio que llevaba en sus manos. Tuvo que se intervenido en el Hospital San Carlos. Familiares y vecinos buscan al irresponsable, aunque sólo alcanzaron a divisar que se trataba de un coche color rojo.

Según el testimonio que pudo aportar Yanina, madre del joven, el impacto se produjo en la esquina de San Juan y Urquizas. Eran cerca de las 21 y su hijo recién había salido de un negocio en el cual había comprado una gaseosa. Cuando bajó el cordón, sintió que lo chocaron en la rueda trasera y perdió la estabilidad. Lo peor es que el rodado color rojo siguió su marcha como si nada.

El adolescente, de 15 años, tenía heridas notorias en su brazo y tuvo ingresar a la sala de cirugías del Hospital San Carlos a primera hora de la mañana del martes. Allí se determinó que tenía dañados los tendones, se le practicó una intervención y se le ordenó un largo reposo.

Mientras tanto, se sigue buscando a la persona que no se detuvo y, por el momnto, parece no querer dar la cara.