En la mañana de este jueves uno de los ingresos a Casilda desde Sanford por ruta 33 se vio envuelto en un caos vehicular, advirtiendo colas de más de un kilómetro. El problema fue la mala regulación del semáforo ubicado en la intersección con bulevar Tomat. La situación necesitó la intervención de inspectores de Tránsito para regularizarse.

Recientemente la Dirección Nacional de Vialidad había culminado con las obras del ordenador de tránsito en la intersección de Ruta Nacional Nº 33 y bulevar Tomat, en el ingreso a la ciudad.

Pusieron en funcionamiento los semáforos y prometieron que durante los próximos días evaluarían la duración del verde en cada mano para definir el tiempo que tendrá el mismo, y los horarios en que estará funcionando.

Pero el primer día ya hubo varios inconvenientes con los vehículos que llegaban a Casilda desde Sanford. “Es una cuestión de regular los tiempos de paso. Tiene que tener más paso la ruta que Tomat. El inconveniente es el poco tiempo del verde en el semáforo de la mano Sanford-Rosario. Pasaban dos o tres camiones y cortaba”, explicó a Radio Casilda el director de Tránsito de Casilda Hugo Dichiara.

Como consecuencia de ello, desde la Dirección de Tránsito se decidió apostar inspectores de tránsito en el lugar para que sean ellos quienes den paso a cada una de las manos y ordenen el tránsito en la zona.

“Nos comunicamos con Vialidad y nos dijeron que a media tarde van a estar en el lugar para regularlos como corresponde. Mientras tanto los inspectores regulan el tránsito”, cerró.

Los reclamos de automovilistas y camioneros se multiplicaron desde primera hora de la mañana.