En los últimos días, la ciudad amaneció con la ingrata noticia de cristales rotos en diferentes comercios e instituciones, una metodología que se repite y cansa. Esto hizo que desde la Unidad Regional IV tomen cartas en el asunto.

En general, los delincuentes rompen un vidrio con un objeto contundente y luego intentan ingresar al local. En alguna oportunidad, completaron su meta y huyeron con dinero u objetos de valor, como lo sucedido en un negocio de Ovidio Lagos y Fray Luis Beltrán. En otras ocasiones, los maleantes se fueron con las manos vacías.

Sebastián Sanitá, Jefe de la agrupación Cuerpos de la URIV, dialogó con Radio Casilda y mencionó que están en conocimiento y trabajando en esta situación. “Intensificamos la identificación de personas para marcar más presencia policial en estas zonas”, manifestó el entrevistado.

“Lo que nosotros sostenemos es que estas personas arrojarían una piedra para la rotura de estos vidrios o frentes de los negocios, en principio se irían y si no suena ninguna alarma, volverían para tratar de ingresar”, continuó. Además, Sanitá argumentó que es muy importante que todos estos hechos sean denunciados de forma correcta para así tener registro de los mismos. Algo muy importante para seguridad de los ciudadanos.