Este jueves la habitual calma del centro casildense se alteró ante dos manifestaciones con posturas antagónicas que generaron tensiones y obligaron a diseñar un operativo de seguridad especial. De un lado, las agrupaciones que defienden los derechos del animal. Del otro, los aficionados a las carreras de perros galgos. En medio, cordones policiales que impedían un eventual cruce entre los manifestantes. 

En la Plaza de los Mástiles las diferentes asociaciones proteccionistas se unieron mostrando pancartas en contra de la utilización de los animales con fines deportivos, y fundamentalmente, de su manipulación por medio de drogas para aumentar su rendimiento. Además de concentrarse, Lucrecia Martini, presidenta de Asociación Civil Protectora de Animales, dio un encendido discurso.

A escasos 300 metros de allí, Galgueros de Casilda y la región se juntaron frente a una veterinaria ubicada sobre el boulevar Ovidio Lagos en donde se tratan los perros en cuestión. Entre ellos, se encontraba Juan Carlos Baranzini, referente del grupo, que habló en Radio Casilda horas antes de las manifestaciones.

 
La discusión se da en el marco del tratamiento de un proyecto de ley que prohibe a nivel nacional las carreras de galgos. La comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados trató la iniciativa promovida por la senadora Magdalena Odarda, representante de la Coalición Cívica. De aprobarse, se castigará con penas de hasta 4 años de cárcel y multas de $80.000 a quien realice, promueva u organice esa actividad.
 
Al margen de las tensiones que se generaron entre los grupos de manifestantes en la previa, afortunadamente ambas marchas finalizaron de manera pacífica y sin que se produjeran incidentes