La reciente decisión del juez penal de Casilda Carlos Pareto de considerar que no hubo mala praxis en el fallecimiento de María Eugenia Casarotto mientras daba a luz en el hospital San Carlos de la ciudad en 2013 a su hijo, quien murió también a los días, dejó desahuciados a los familiares de la joven y de su bebé.

En diálogo con Radio Casilda, Alejandra Casarotto, hermana de María Eugenia, marcó la postura de la familia: “estamos disconformes con todo esto. Nos duele mucho porque no hay justicia. Solo nosotros sabemos lo que pasamos y vivimos. Estamos en desacuerdo con el juez y lo que dictaminó”.

Los familiares de María Eugenia se enteraron de la decisión del magistrado a través de los medios de comunicación y fue una noticia que “nos golpeó porque no la esperábamos”; dijo.

El hecho ocurrió el 12 de octubre de 2013 y a poco de cumplirse tres años se conoció la decisión de la Justicia. Tras la investigación, Pareto consideró que no existían elementos que indicaran que la muerte de María Eugenia fue por mala praxis de la médica que la atendió en el nosocomio, tal como habían señalado los familiares de la víctima.

Fabián Tadiello, esposo de María Eugenia, fue quien denunció el presunto mal accionar del personal de salud. La mujer, de 34 años y residente en Casilda, perdió la vida luego de ser intervenida por una hemorragia a causa de una rotura uterina durante el parto de su bebé. Lorenzo falleció días después en Rosario.

A partir de esta situación, la comunidad casildense se vio conmovida y apoyó en distintas marchas que reclamaron justicia.

En 2015 el juez había resulto archivar la causa pero, tras pedido de revocatoria, se llegó a la reapertura.

No obstante la reciente decisión de determinar que o hubo mala praxis, dejó la puerta abierta a un posible planteo en la sede civil.

Alejandra dijo que ante esta situación “no encuentro palabras” y sostuvo “la justicia no existe en ningún lado”.

Paralelo a ello, agradeció a quienes desde un principio los apoyaron en esta lucha: “Estoy muy agradecida porque todos los días hubo gente que llamó y preguntó. Y recibimos muchos mensajes a partir de la reciente decisión del juez”.