Un grupo de alumnos de la Escuela de Kick-Boxing que encabeza Rubén Chubi Otarola no se rinde en su ilusión por participar de un certamen interncional que desarrollará en breve en tierras aztecas. "Los chicos están entrenando sin dormir y cumpliendo con sus obligaciones", manifestó su mentor. Quein reveló que será difícil que todos ellos puedan tomarse el avión que los deposita en América del Norte el próximo 7 de diciembre.

En total, son seis los peleadores que buscan hacer una experiencia grandes. Cinco de ellos son oriundos de la ciudad de Casilda. Mientras que hay un sexto que viene de Puerto San Martín y contaría con el respaldo necesario de su municipio para embarcarse en la aventura. Los vuelos hacia México hoy rondan los 45 mil pesos por cabeza y no todos podrían costearlo.

Leandro Nicolay, Sergei Fernández, Mariana Casale, Nicolás Ávila y Franco Lares, deben competir por un título internacional de la Liga de Combate Supremo. El que completa el grupo es Matías Otarola, quien va por un campeonato mundial en la disciplina Muay Thai. La federación les asegura la estadía, por lo que sólo necesitan pagar los vuelos.

Para que el sueño no se rompa, Chubi organizó dos eventos para intentar hacer un último esfuerzo. El sábado realizarán un torneo de fútbol femenino y masculino en las instalaciones del Club Aprendices. El mismo otorgará premios donados por por importantes personalidades del deporte loca, como Franco Armani, Jorge Sampaoli y Damián Musto. Mientras que el domingo habrá un té tómbola en la filial del Clñub Atlético River Plate, con un costo de 50 pesos por cartón.

Hasta el martes hay tiempo de colaborar con la causa de estos jóvenes deportistas que quieren llevar y demostrar sus habilidades un escalón más arriba. Vamos a darles una mano.