Colocaron la primera parte del monumento a Hipólito Yrigoyen, ubicado en la esquina de la calle que lleva su hombre y el bulevar Ovidio Lagos, en el predio de la terminal de ómnibus de Casilda.

El escultor arequitense Augusto Gallo, autor de la obra, estuvo acompañado por la secretaria de Obras Públicas Marta Lapegüe, el secretario de Planeamiento Urbano Fernando Sambrailo, y los obreros que colaboraron en la instalación de la parte inferior de la estatua, que estará lista en unos diez días.

“Esta iniciativa surgió con motivo de la democracia, por haber sido el primer presidente elegido democráticamente. Es del partido que representa a la actual gestión municipal y esos son motivos para tener un monumento. Se eligió este rincón, donde desde hace varios días empezamos a hacer reformas en el playón, luminarias, para cambiar parte de la ciudad”, dijo Lapegüe.

El autor de la obra contó que la misma fue hecha “de puro hierro, con material de recuperación”. Y agregó que para hacerla “me concentré en la importancia de la vida de la persona, pero no solo la vida política. La idea es mostrar los sucesos que atravesaron al personaje. Lo mio siempre fueron las figuras bélicas pero fue interesante hacer un personaje con otras facetas. Me gusta el dinamismo y desarrollé una maqueta con un monumento sobrio”.

Augusto Gallo es de Arequito, lugar donde hace 3 años debutó como escultor con una obra sobre la sublevación de esa localidad. Previo a ello trabajó como ilustrador y dibujante en Italia, y luego decidió regresar  a su pueblo natal.

El municipio casildense decidió contratarlo para el monumento a Yrigoyen y puso manos a la obra, que demandó unos dos meses de trabajo. Este viernes comenzaron con la instalación en el predio de la terminal “y en unos diez días vamos a instalar la figura que va a coronar el monumento”, dijo Augusto.

“Quien pase ahora por esta zona va a observar el pie de la escultura. Falta el cuerpo entero, que estará en unos diez días”, señaló Sambrailo.