Todo es una prueba durante la pandemia, y es lo que viene pasando este fin de semana largo con los comercios, bares y restaurantes de la ciudad de Casilda que han atravesado en parte, (resta lo que pasará sábado y domingo), una fecha atípica para sus finanzas.

"La situación es compleja, desde el comienzo de la pandemia cuando tuvimos que cerrar vendíamos un 20% de lo que necesitamos para cubrir los costos, por lo que nos endeudamos. Ahora, y hablando particularmente de mi bar, la situación de endeudamiento sigue estando, no se llegan a cubrir los costos pero sí es mejor que cuando solo hacíamos delivery", mencionó Andrés Stefoni, presidente de la Cámara de Comercio, en diálogo con Radio Casilda.

Además, explicó que por diferentes razones las personas habitualmente concurren viernes y sábados, "antes, jueves y domingos también eran días fuertes", señaló el entrevistado. Entre las medidas que optaron, "bajamos los precios, realizamos promociones y descuentos, pero la gente no viene por diferentes cuestiones como no tener dinero (o no saber en qué destinarlo por ahora), miedo, o estar cuidándose", indicó.

En relación al feriado que estamos viviendo, Stefoni habló de lo que pasa en Grüne, su bar: "La noche de ayer y la de antenoche, no hemos logrado la cantidad esperada porque la gente se guarda para viernes y sábado". Vale recordar que hasta el momento solo se permite la mitad de clientes por comercio.

Inspecciones y procolos

Según explicó el presidente de la Cámara, son habituales las inspecciones municipales, las cuales "se realizan una vez por semana o cada quince días". Las mismas buscan aseverar que se cumplan las medidas vigentes, teniendo en cuenta que sigue la etapa de distanciamiento en la provincia.

La mecánica de trabajo en Grüne es el siguiente: "Respetamos separación de mesas, control de temperatura, que es algo sugerido y no obligatorio, alcohol en gel en todas las mesas, una salida para ingreso y otra para el egreso, los mozos no pueden cobrar, solo se hace en caja. Tratamos de lograr que la gente se siente segura dentro del bar", cerró.

Cambios inesperados y la necesidad de buscar otro rumbo

"La realidad cambio de un momento para el otro, uno esta preparado para afrontar cambios, pero esto fue todo de repente, estábamos esperando festejar San Patricio (previo al inicio de la cuarentena), y el día antes me llamen para avisarme que no se podía hacer la fiesta, verdaderamente arrancamos con una negativa muy grande. Por suerte con un trabajo de hormiga, pudimos ir recuperando algo", confió.

Teniendo en cuenta su función dentro de la Cámara, seguró que estuvo en contacto permanente con dueños de otros locales que se desempeñan en diferentes rubros: "Me encontré con algunas respuestas en cuánto a que hay gente que ha cerrado su comercio y sigue con la venta online, otros que patean la pelota para adelante con créditos, pero el mayor problema hoy, es la incertidumbre".

Incluso ponderó que se ha organizado desde la entidad que preside un curso para gente que desconozca las cuestiones básicas tanto de Facebook como de Instagram para que puedan fomentar su labor desde ese punto de vista y utilizando redes sociales.