El encuentro que estaba pactado para la mañana de miércoles en la ciudad de Rosario tuvo poca concurrencia. La lista de expositores apenas trepó a 19 y todos concordaron en expresar, en mayor o menor medida, su oposición al 60% de incremento que pidió Aguas Santafesinas a partir del 2019. Entre los oradores estuvieron dos representantes casildenses, Roberto Quinteros y Franca Bonifazzi.

La audiencia pública para discutir la tarifa no tenía carácter de vinculante y quizás eso atentó contra su masificación. Se extendió apenas por el lapso de dos horas con discursos que fueron hacia el mismo tenor. Entre los concurrentes se destacaron las figuras de los diputados, Luis Rubeo, Rubén Giustiniani, Silvia Augsburger y Carlos Del Frade, como así también la palabra de los concejales locales, Roberto Sukerman y Norma López. Por supuesto, no faltaron los representante de distintas asociaciones que defienden los derechos de los consumidores.

El ingeniero Roberto Quintero es un habitué de este tipo de debates y se presentó con una exposición acompaña de datos estadísticos. "La falta de medición es un error gravísimo. Es algo básico para cualquier producto que sale al mercado, si no se mide, no es posible la facturación", señaló.

Por su parte, su coterránea e integrante de Unidad Ciudadana, remarcó que la falta de medidores es uan falencia que vienen reiterando en, por lo menos, las últimas tres audiencias que citó la empresa. Además, adujo que ASSA está pidiendo un aumento por elevación de costos mientras reduce salarios al personal en porcentajes que alcanzan hasta el 25%.

Sea como sea, la actualización de los montos parece inminente. Se hará desdoblada en dos tramos. 30% a partir del primer día del año venidero, e igual cantidad para el trimestre que comienza en marzo.