Un tribunal condenó este viernes a diez años de prisión a un vecino de Villa Mugueta al que juzgó culpable de abuso sexual en perjuicio de su hijo.

La pena será de cumplimiento efectivo. Los cargos que valoraron los jueces Eduardo Filocco, Jesús Rizardi e Ignacio Bacca son abuso sexual gravemente ultrajante y agravado por el vínculo, establecidos por la fiscal Lorena Aronne. No obstante, al fiscal había pedido una pena de 14 años de prisión. De todos modos, el abogado Alberto Tortajada, por la querella, consideró que el fallo ha sido enmarcado en lo que esperaban.

Gerardo R. quedó sepultado por pruebas y testimonios de más de treinta testigos que esta semana desfilaron por la Oficina de Gestión Judicial de Casilda y lo inculparon de abuso sexual contra su hijo de 9 años.  Tras la presentación de los alegatos de clausura, este viernes se leyó el veredicto y la semana próxima habrá una ampliación de la justificación de la determinación tomada por el tribunal. 

Mientras la condena quede efectiva, Gerardo R. continuará bajo arresto domiciliario en Villa Mugueta en tanto su ex mujer y su hijo viven en Rosario. Aún le queda una instancia más, la apelación que será formulada por su abogado Marcelo Piercecchi.