La ciudad sigue creciendo en números de contagios. La convivencia con el número se hizo moneda corriente al punto que ya son 746 los confirmados desde el inicio de la pandemia. Más de 450 personas integran la lista de recuperados y pueden narrar en carne propio como es enterarse que sos positivo. Como le sucedió a Ricardo, un joven de apenas 29 años que un momento se la vio fea.

El mencionado muchacho prestó su testimonio a Radio Casilda y detalló paso a paso como se desarrolló la infección en su organismo. El 24 de agosto comenzó con los primeros síntomas, sentía fiebre y llegó a tener picos de 39 de temperaturas. Al día siguiente decidió hacerse el hisopado de forma particular y 24 horas después le notificaron que era positivo para covid.

El jueves de esa misma semana -todo comenzó un lunes- el estado gripal era evidente y aparecieron los problemas respiratorios. "Hubo dos o tres noches en las cuales me visitaron los servicios de emergencia para aplicarme inyectables porque no podía respirar normalmente", remarcó. De todo que el domingo a la madrugada fue derivado a Primordial, donde le detectaron una neumonitis mediante estudios y lo colocaron bajo asistencia mecánica respiratoria.

Su estadía en Casilda no duró demasiado, dado que lo llevaron a Rosario para un mejor tratamiento. A todo esto, sus padres quedaron aislados en su domicilio -por ser contactos estrechos- y no pudieron verlo más. "En Rosario me pusieron en la parte de terapia, en una sala especial donde había unas ochos camas y estábamos todo el tiempo rodeados de médicos y enfermeros", relató Ricardo.

En la ciudad Cuna de la Bandera también vivió momentos críticos, en los cuales sintió que se le cerraban los pulmones. Hasta que pudo ser tratado con plasma de convaleciente. Desde allí evidenció una mejoría, fue pasado a sale general del Sanatorio Parque y luego dado de alta. En el medio estuvo casi dos semanas sin ver a sus padres y le rogaba a quienes lo acompañaban para que avisaran que estaba evolucionando.

"Salí para hacerme una placa y volví a mi casa a los 12 días", sintetizó Ricardo. Uno de los más de 450 recuperados que tiene la ciudad de Casilda. Historias que deja la pandemia. Una situación que todavía muchos no dimensionan, que les cuesta creer, pero que existe y le puede tocar a cualquiera.