Una de las grandes apuestas que tiene la gestión municipal para este 2017 es conformar la Guardia Urbana. De hecho, el Intendente, Juan Sarasola, lo remarcó en su discurso cuando abrió las sesiones legislativas. Lo cierto es que ya se cuenta con una camioneta estilo utilitario para que sea utilizada por el nuevo cuerpo, sin embargo todavía no pudo ser equipada como corresponde.

El secretario de Seguridad Ciudadana, Federico Censi, contó en Radio Casilda a que se debe este retraso. “Hubo un llamado a licitación por parte del Gobierno Provincial, a través del Plan Equipar, pero nadie se presentó. En esos días se va a realizar un nuevo llamado”, comentó. Hasta tanto no se pueda contar con dicho vehículo, desde la Muni prefieren no adelantarse en la búsqueda del personal.

Más allá de la espera, Censi y compañía ya pusieron manos a la obra en la segunda parte del plan. Están conformando el perfil de las personas que van a ocupar esos puestos. Una vez que se libere el rodado, estiman que los trámites serán más ágiles.

“El cuerpo que pretendemos formar requiere de un transporte. Se va a manejar con un sistema de monitoreo, atendiendo a los reclamos que existan en la ciudad. Posteriormente, desde el Estado municipal, se derivará al organismo que corresponda”, adelantó el funcionario. Si bien todavía no se sabe cuántos operarios se requerirán, la idea es que las guardias no fijas tengan dos o tres personas por turno.