Cuqui Liborio hace mucho tiempo está involucrada en diferentes ONG's. Desde hace décadas encabeza la lucha contra las drogas y este martes, entregó un testimonio revelador. "Hay chicos de 10 años en adelante que consumen. Es así. Comienzan con el alcohol y la marihuana. Estuve en un proyecto de la escuela Casado con niños desde primer grado. Hace años que estoy en esto, pero me asombré de lo que saben los niños. Conocen y ven en su casa muchas cosas", dijo en Radio Casilda.

Conocedora de esta dura realidad, Cuqui se puso al frente de la Casa Nazareth, que se agrandó y se transformó en un proyecto más abarcativo. La pastoral de adicciones y recuperación de la iglesia San Pedro trabaja cada lunes, miércoles y viernes de 9 a 11, a cargo de Claudia Precerutti. El Padre Adolfo Segovia, conformó grupos de ayuda mutua entre los propios adictos, formados por no más de diez personas. Hoy por hoy, hay cuatro que asisten regularmente a las reuniones que se realizan los lunes de 19 a 20.30. Los "Alcoholicos Anónimos" asisten los martes y sus familiares y amigos, se llegan los jueves a la parroquia. 

Según la profesora, todo aquel que asiste "no quiere hacer un tratamiento formal ni quiere internarse. Viene, y entre todos, los vamos ayudando a contener". Los datos que fueron recabando desde la experiencia con los mayores de edad es que alcohol, marihuana, cocaína y ácidos son las drogas que más se consumen en la ciudad sin discriminar intelecto, clases sociales, edad ni sexo. 

Al margen del trabajo que realizan, los miembros de la Pastoral apuntan a ampliar los alcances de los estamentos estatales que deben prevenir el acceso de los ciudadanos a las drogas. Reclaman que en Casilda, hace faltan centros de asistencias, de mínima, los fines de semana, momento pico de consumo y atención de adictos en el hospital San Carlos.