Este miércoles, Bruno Chavero debió ser nuevamente trasladado a Rosario. El niño que nació con espina bífida estaba pronto a ser internado en su nuevo domicilio aunque aún permanecía en el hospital San Carlos. Tras una nueva descompensación, viajó hasta el hospital de niños Víctor Vilela.

“Brunito estaba lo más tranquilo con Sole en el hospital. Lamentablemente tuvo un episodio, dejó de respirar y lo bombearon con una bolsa. Pensaron que era una apnea central. En el Vilela le van a hacer los estudios desde cero porque no saben lo  que tienen”, relató su papá, Damián, en Radio Casilda.

Por el momento, Bruno está fuera de terapia, pasó a una sala y por ende, se quedará unos días más en el hospital de niños de Rosario. Los doctores les recomendaron a los padres que se instruyan para darle primeros auxilios a su bebé en casos de episodios repentinos de paro cardíaco, como el que sucedió ayer.

“Lo vamos a tener que estar mirando siempre cuando vayamos a casa. Cuando uno vaya al baño, el otro lo tiene que estar mirando. Cuando duerma, lo mismo”, dijo Damián que ya estaba acondicionando el nuevo hogar que tendrá en el barrio Fo.Na.Vi.

Desde el sábado cuando recibieron las llaves del departamento, los Chavero se propusieron dejar la futura pieza de Bruno en las mejores condiciones. Los vecinos de la ciudad le donaron algunos elementos y desde un primer momento comenzaron a trabajar. Ahora deberán esperar que el bebé de 10 meses se estabilice y reciba los informes médicos para saber cómo continúan los tratamientos.