Continúan los repercusiones por la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia. La gestión del ex presidente, Mauricio Macri, se encuentra en el ojo de la tormenta y son cada vez más las voces que se alzan en su contra. Sobre todo a medida que se conocen detalles de las acusaciones presentadas por la interventora Cristian Caamaño, y se amplía la lista de espiados. El que se expresó al respecto fue el legislador del Frente Social y Popular, Carlos Del Frade. 

En diálogo con Radio Casilda, el diputado aseveró que este proceso viene a confirmar de manera grosera como en Argentina se considera al adversario político como un enemigo del pueblo y los intereses nacionales. Algo que, según su óptica, cala hondo para la democracia. "Quien nos gobernaron los últimos cuatros años era una banda delictiva, vinculada sobre todo a los negocios financieros", referenció.

Entre los nombres que aparecen en el texto que presentó Caamaño ante la justicia aparecen personalidades vinculadas al macrismo, periodistas muy conocidos y, por supuesto, funcionarios opositores. El hecho de que Macri fuera la máxima autoridad del país lo coloca en jaque en el tablero por la participación que se supone tuvo en las órdenes que se daban. En ese sentido, la justicia federal indagó a 22 ex agentes de la AFI, quienes apuntaron contra Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, ex responsables del organismo de inteligencia.

Del Frade habló sin pelos en la lengua.
Del Frade habló sin pelos en la lengua.

Para Del Frade, este hecho tiene que servir para volver a poner en tela de juicio la existencia de servicios de inteligencia en el país. Organizaciones que vienen desde antes de la instalación de la democracia que siempre están asociados al gobierno de turno. 

En el medio, el rosarino se despachó contra los medios de comunicación que todavía crean dualismos en temas que para él son bastantes claros de entender. "Hoy en día es todo show de panelismo, está lleno de opinión. Y ese es el terreno de la creencia, no de la información", aclaró. Y enseguida puso como ejemplo el caso Vicentín, en el cual cree que se está dando un aliento a que el campo defienda a una empresa que no hizo más que estafar al sector agrícola.

El pedido del Del Frade es avanzar hacia una democratización, dejando de lado los aparatos que sólo sirven para favorecer los intereses de un grupo minoritario. Además, eso puede incluir a la restructuración de los fueros federales, un proyecto que el mismo Alberto Fernández había marcado en su agenda pero que se postergó por la prioridades que marcó la agenda pandémica.

Más leña al fuego

Además de las acusaciones por espionaje ilegal, Cristian Caamaño sumó a su denuncia otra irregularidad que involucra a Gustavo Arriba y Silvia Majdalani. Quienes habría autorizado la venta de armas a agentes y funcionarios a precios poco convencionales. Se alude a dos resoluciones del 2017 y 2018, en las cuales se adquirieron un total de 290 armas aptas para su utilización.

A saber, la puesta en venta del armamento de fuego no se encuentra dentro de las competencias que tenían los responsables de la AFI. En tal caso podría caberles la figura de abuso de autoridad y violación a los deberes de funcionario público.