Una organización ecologista renovó la denuncia contra una fábrica de Carcarañá debido al impacto ambiental que produce en el río homónimo una represa establecida allí para procurarse energía eléctrica. La demanda partió de la Asociación Civil Casildense de Pesca y Conservación, y recae sobre Molinos Juan Semino SA, que en las afueras de la ciudad ejecutó una obra que represa el cauce principal y eleva su nivel para que el agua se desvíe hacia el canal de turbinadopara generar energía. El problema, aducen desde la ONG, es que en ese desvío muere la fauna ictícola porque no está prevista otra obra complementaria que preserve el libre tránsito de los peces.
 
"Molino Semino hace y deshace en el río según sus necesidades. Santafesinos y cordobeses subsidiamos a Semino con la generación de energía porque usa nuestro río para generar energía y nunca devolvió ni contraprestó nada", denunció Adrián Beltrame, de Pesca y Conservación,  en Radio Casilda.
 
 
Según Beltrame hay tres expedientes en Santa Fe en los que se demuestra una alta depredación. Además, el referente de Asociación Civil Casildense de Pesca y Conservación afirmó que el problema no es con la empresa sino que pretenden que al menos haya una alternativa de generación de energía sin afectar al río para liberar la industria del turismo y la pesca.
 
El viernes 16 de marzo, los representantes casildenses tuvieron una reunión con César Mackler, el Secretario de Medioambiente. De hecho, esta semana o la próxima le alcanzarán el proyecto de recuperación itícola del Carcarañá a los concejales buscando el apoyo de los municipios.