La lluvia del domingo pasado generó problemas en varios sectores de la ciudad, aunque particularmente se destacó el caso de una familia de calle Oncativo a la cual se llenó de agua su humilde vivienda. La cuestión es que todo no terminó allí y hasta se acusó al Municipio de querer levantar esa edificación porque obstruía el paso de la futura circunvalar norte.

Celina Arán, secretaria de Desarrollo Social, estuvo en contacto con Radio Casilda y puso paño frío. Como primera medida dijo que su cartera no tiene ningún tipo de injerencia sobre obras públicas y que de lo único que se encargan es de regular el acceso legítimo a la vivienda mediante el Programa ProActivo.

Indagando acerca de la familia de calle Oncativo, los vecinos del lugar sugirieron que el principal problema radicaría en que la construcción se hizo fuera de la línea de edificación, para ser más precisos, sobre la vereda. “Se armó un pequeño expediente y le dimos intervención a un arquitecto municipal para que pueda verificar”, ahondó Arán.

Sarasola, Intendente, y Arán, Desarollo Social.
Sarasola, Intendente, y Arán, Desarollo Social.

Por otra parte, la funcionaria reveló que su cartera recibe permanentes requerimientos de intervención en casos de usurpación. Aunque eso sólo sucede cuando existe una denuncia de parte del propietario.

Las ocupaciones de viviendas abandonadas son moneda corriente, incluso en lugares céntricos. Según el registro que lleva Desarrollo Social, en el año se procedió a cinco desalojos, pero ninguna de esas familias quedó en la calle. Todas fueron debidamente reubicadas.