La docente Sandra Michelón, miembro del colectivo Umano, reveló detalles de las amenazas que recibió vía Whatsapp, en los últimos días, como ocurrió con otros militantes de derechos humanos en la ciudad de Rosario. "Iba saliendo de los grupos y denunciando a los responsables de la aplicación. Pero después comenzaron a llegar mensajes por privado. Me mandaban fotos de cadáveres”, dijo en Radio Casilda.

El caso está en manos del Ministerio Público de la Acusación, donde los amenazados radicaron el miércoles sus respectivas denuncias. Más allá de la crudeza del relato, la militante de Umano aseguró que esta situación no hace más que unir a quienes velan por los derechos humanos. “No hay que preocuparse, pero sí ocuparse. No tengo miedo porque son viejos métodos aplicados a nuevas tecnologías”, agregó.

Según pudo dar cuenta en su testimonio, algunos de los números desde los cuales llegaron los mensajes provenían de Rosario, La Plata y Córdoba. Aunque posteriormente los hostigadores desfiguraron los códigos a través de direcciones de IP.

La denuncia cuenta con el patrocinio de la abogada Nadia Schujman, perteneciente a la agrupación HIJOS Rosario. La misma fue firmada por varios militantes, entre ellos, la misma Michelón.