El sindicato de empleados municipales busca acelerar los tiempos para lograr que diez trabajadores municipales pasen a planta permanente. Se trata de un grupo al que ya se le había prometido el pase y ahora reclama que se efectivice. Los gremialistas denuncian este retraso y piden que la situación se resuelva cuanto antes. 

“El municipio manifestó el compromiso de seguir avanzando, pero lo vemos un poco trabado. Esto debería haberse solucionado como máximo en abril. Los trabajadores necesitan esa actualización”, destacó Walter Britos, delegado del gremio, en diálogo con Radio Casilda.

El año pasado se les había alcanzado una lista a los funcionarios con 23 nombres que iban a ser blanqueados en dos tantas. A finales de 2016, 13 personas de ese grupo pasaron a planta permanente. Pero aún quedan otros 10 esperando que la promesa se cumpla.

Actualmente, los empleados estatales que tiene Casilda son 322 y la lista de los precarizados es de 80. Desde el sindicato entienden que es un riesgo superpoblar la planta, por eso proponen sumar a planta permanente trabajadores seleccionados según su antigüedad y labor.

Por otra parte, Britos confirmó la puesta en marcha del Comité Mixto de Higiene y Seguridad. Este nuevo cuerpo, conformado por cuatro delegados del gremio y otros cuatro funcionarios municipales, atenderá reclamos referidos al bienestar de los empleados. Una de las primeras tareas que se proponen, es ordenar el parque automotor y asegurar buenas condiciones en el corralón.