La época de cosecha vuelve a desnudar problemas para los conductores que tienen que trasladarse obligatoriamente por la ruta 33. Sobre todo para quienes frecuentan el tramo que va desde Rosario hasta Venado Tuerto. El viernes hubo dos desgracias con suerte, por llamarlo de alguna manera. Dos camiones se despistaron en distintos lugares aunque no hubo que lamentar heridas de gravedad.

El primero de los siniestros se produjo poco después del mediodía del viernes entre las localidades de Casilda y Sanford. Muy cerca de la conocida curva del Ombú, según informaron los Bomberos de la primera localidad mencionada. En ese caso, el acoplado de un camión se desenganchó y terminó de forma horizontal, cubriendo el ancho del camino.

Afortunadamente no había otros rodados cerca y por eso sólo fue un susto. El conductor no sufrió rasguños y los uniformados asistieron al lugar para retirar el acoplado y liberar el camino.

Cerca de las 16 hubo otra sirena de Bomberos que se escuchó en la región. En ese caso en Pujato. Otro camión, cargado con cereales, se dirigía con sentido hacia Rosario e intentó evitar una colisión en la larga cola que se genera en el ingreso. La maniobra lo llevó a toparse con una cuneta de la banquina y el rodado se dio vuelta completamente.

El accidente se produjo frente al predio que Agricultores Federados Argentinos tiene en las afueras del pueblo. El hombre que manejaba fue traslado al Samco y luego derivado al Hospital San Carlos por precaución.