El conjunto de barrio Barracas se armó pensando en grande pero sus aspiraciones murieron demasiado rápido en el marco de un torneo cruel y que no brindó prácticamente segundas oportunidades. Con el fin de camino para el Alazán mucho de sus jugadores, de renombre, quedaron sin competencia cuando restan más de tres meses para finalizar el año calendario. Dos de ellos consiguieron nuevos equipos.

El primero en regresar a la institución dueña de su pase fue Esteban Hernández. El Chaqueño había retornado a la Liga Casildense en calidad de préstamo, luego de defender durante varias temporadas los colores de Jorge Newbery de Venado Tuerto. El Aviador se enteró de su situación y no dudó en repatriarlo. De hecho, ya se encuentra habilitado para jugar los partidos de la liga vecina.

El caso del hombre que jugó el Federal con Aprendices no es el único de características similares. Porque Jesús Núñez se fue a jugar la Liga Interprovincial. El defensor que fue campeón con 9 de Julio en dos ocasiones, tenía su ficha en Independiente de Chañar Ladeado. Los dirigentes del Coreano vieron con buenos ojos nutrir el plantel de cara a la recta final del Clausura y Kechu se sumará a los entrenamientos en breve.  

Lo curioso de la situación es que en 2009, otros dos jugadores del Alazán había realizado el mismo recorrido. Aunque con una historia mucho más feliz. Ezequie Arce y Javier Becerra salieron campeones con el equipo que dirigía Hilario Bravi y repitieron unas semanas más tarde con la casaca tricolor.