El subsecretario de Salud explicó el procedimiento adquirido en dos nuevos casos de coronavirus que se registraron en pacientes casildenses y por su cercana relación con la comunidad. Es que se trata de una persona que está al frente de una peluquería y de un varón que desarrolla su labor en un supermercado de la localidad.

En primera instancia, el referente en Salud, dijo en Radio Casilda que hasta el momento se ha trabajado de la misma manera ante todos los casos de Covid-19. Desde un positivo, se determina -con la ayuda del Grupo de Seguimiento-, los contactos estrechos de cada una de las personas, "esto no ha cambiado", asegura.

"Cuando tonemos los resultados muchas veces las personas -hisopadas por esta patología- se encuentran en actividad, justamente hay que poner en contacto a todas aquellas que estuvieron relacionadas con ellas, acá entra en juego algo muy importante, que es la puesta en práctica de los protocolos. Cuando arrancó esta situación, las instituciones debieron presentar protocolos de trabajo para evitar contagios dentro de sus locales o industrias", por ejemplo.

Esto se diagramó y tal como lo mencionó Aquili, para evitar que ante un positivo para coronavirus, se deba asilar a todos los integrantes o trabajadores de una firma. Entre los protocolos, se remarca el hecho del distanciamiento no solo entre cliente y comerciante, sino también entre las personas que trabajan dentro de un mismo local.

Sobre los casos que tomaron dimensión pública: la referente de una peluquería y un trabajador de un supermercado

"Son personas que han dado positivas en sus exámenes y a partir de allí la gente de seguimiento se ha puesto en contacto con ellos y le ha hecho una serie de preguntas pendientes a localizar a quienes estuvieron en contacto estrecho. O sea, aquellas que por alguna razón no han teniendo en cuenta la existencia de protocolos y cuidados y estuvieron en una situación de riesgo", explicó el entrevistado.

Respecto al trabajador de una firma de supermercados, el subsecretario anunció que aislaron a su núcleo familiar. "Cuando establecimos el contacto con él, lo primero que se le preguntó es cuando fue que empezó con síntomas y se establecieron las relaciones que había tenido con el entorno. Se pusieron en aislamiento todas las personas que estuvieron con él personalmente, eran menos de las que sospechamos inicialmente", dijo Aquili, y confirmó: "Según la referencia del propio paciente, cuando empieza con el síntomas no se presenta más al trabajo".

Por otro lado, habló sobre el caso de la referente de una peluquería. "La persona estuvo en aislamiento por contacto estrecho con un caso positivo y cuando lo termina y sin tener ningún estudio realizado, decide hisoparse de manera privada", indicó el doctor, y sumó que "en el curso de realizarlo y, hasta el momento en el que se detecta la positividad, mantuvo su actividad laboral". Es por eso que se procedió al aislamiento de clientes que hayan requerido de su labor en ese lapso de tiempo.

Para cerrar, Aquili remarcó que en total entre ambos casos, se aislaron veinte (20) personas, y manifestó la importancia a la hora de comunicar. "Debe ser de mucha responsabilidad y estimulando la memoria, porque la persona que tiene el positivo debe indicar quienes fueron los posibles contactos", concluyó.